Carta a un recuerdo. Diálogo

 

Si al menos las hojas sobre el suelo...

Pisar y sentir, sentir que el otoño también es ruido.

 

O también, tú sabes, el viento que trae la música por encima de los coches atascados en Argumosa.

 

Con las manos frescas por el vaso apelmazado de menta, y la música, sí.